Dominio, hosting, tema… Quizá son palabras que te suenan a chino. Cuando te planteas la creación de un blog tienes que tomar una serie de decisiones. Y para poder hacerlo necesitas unos conocimientos mínimos de las fases por las que pasa este proceso. En este artículo voy a explicarte cuáles son y qué aspectos debes manejar en cada una de ellas.

 

Un blog profesional suele estar integrado como una sección más dentro de la página web de la empresa. Sin embargo, también puede ocurrir que te interese que funcione de manera independiente, esto es, separado de la web corporativa. Sucede mucho en el caso de los comercios electrónicos, por ejemplo. Ambas opciones pueden resultar interesantes. Me voy a centrar en el segundo caso, el de crear un blog independiente.

Existen varias plataformas que te permitirán construir y gestionar tu blog, son los llamados CMS (Content Management System). Los más conocidos son Blogspot, WordPress o Joomla. De entre todos ellos WordPress es el líder indiscutible. ¿Por qué? Básicamente por su sencillez de uso, no es necesario conocer los lenguajes de programación para manejarlo. Pero es que además es una plataforma muy enfocada a la creación y mantenimiento de blogs. Se le pueden instalar multitud de aplicaciones, o plugins, que facilitan muchísimo la tarea de la gestión de contenidos a nivel usuario. Y puedes personalizarlo al máximo.
Veamos, pues, cuáles son los pasos a seguir.

 

 

Registrar el dominio

 

 

El dominio es el nombre que va a tener tu blog. Tiene que incluir la palabra clave por la que te quieras posicionar. Para registrar un dominio puedes acudir a páginas como Godaddy o Namecheap. En el caso de la primera el registro para un año te costará tan sólo 1 €. Luego tú decides si deseas renovarlo o no. Te recomiendo que registres varias extensiones de tu dominio: .com y .es al menos. ¿Por qué? Para evitar que otra persona te robe el nombre y cree una página que te haga la competencia.

 

 

Contratar un hosting

 

 

alojamiento wordpress

Este es el siguiente paso, contratar el servicio de hosting o alojamiento. También llamado servidor, no es ni más ni menos que un ordenador gigante, que puede estar ubicado en cualquier lugar del mundo, y que dispone de una inmensa capacidad de almacenamiento. Su función será la de alojar tu web, entre la de muchos otros clientes, y prestarte soporte técnico en todo lo referido al funcionamiento de la misma.

¿Por qué es necesario? Por una sencilla razón: porque tu ordenador no está pensado para almacenar todos los archivos contenidos en tu blog, ya no sólo hablamos de texto, vídeos, imágenes, gráficos, sino de todos los ficheros que componen la estructura de tu web. Ni mucho menos para soportar un tráfico como el que se espera de una herramienta como esta. Además de ofrecerte un espacio en alquiler para que tengas tu web, también te da otras posibilidades, como son la de disponer de una cuenta de correo con tu dominio.

¿Cuánto cuesta un hosting? Suele pagarse anualmente y, dependiendo de lo que necesites puede variar el precio, pero el estándar está en torno a los 100 € por año. Existen muchas empresas que ofrecen este servicio. Mi recomendación es que no te lances a elegir la más barata sin más. Comprueba antes cómo es su servicio de atención al cliente, horarios, formas de contactar y tiempo de respuesta. Visita los foros, fíjate en las opiniones de otros clientes al respecto y en el tipo de soporte técnico que te van a dar. Apuesta por la calidad ante todo.

En este punto te diré que recientemente he cambiado mi servicio de alojamiento.

Si bien el que tenía anteriormente no me disgustaba tenía algunos inconvenientes, como por ejemplo, que sólo prestaba soporte en inglés. Hace unos meses trasladé mi web a Webempresa. Y la experiencia ha sido fantástica, por eso me gustaría recomendártela.

Webempresa es una empresa española, así que de entrada eliminamos la barrera idiomática. Prestan un servicio técnico y de atención al cliente estupendo, realizas cualquier consulta y a los pocos minutos ya están contactando contigo para ayudarte. Es más, se adaptan a tu nivel de conocimientos. Disponen también de un blog donde publican muchísima información de utilidad, y un apartado de formación, por si deseas aprender a gestionar tú mismo tu página. Con respecto al precio, te diré que también me ahorré unos euros en comparación con el servicio anterior.

Una vez ya tengas el dominio y el hosting es el momento de empezar a diseñar tu página.

 

 

Elección de plantilla WordPress para la creación de un blog

 

"Fases de creación de un blog con WordPress"

 

 

Como te decía WordPress  es el sistema de gestión de contenidos (CMS) que están utilizando hoy día casi todas las empresas para crear sus webs y blogs. ¿Por qué? Por su sencillez de uso y por las posibilidades que ofrece tanto en el diseño como en la confección de contenidos.

WordPress funciona con los llamados temas, algunos gratuitos y otros de pago. Un tema es una plantilla con un diseño preconfigurado sobre el que ir construyendo la página, a medida de las necesidades que tengas. Habrá blogs que serán más visuales y el diseño deba dar protagonismo a la imagen, otros más al texto, etcétera. Como siempre, para un blog profesional te aconsejo comprar una, el precio medio anda por los 60-80 € pero te dará mucho más juego que una gratuita, en la que tienes que limitarte a unas cuantas funcionalidades básicas y no te permite hacer casi ningún cambio.

Ahora te toca decidir qué secciones van a componer tu blog y qué contenidos van a ir en cada sección.

 

 

Creando contenidos

 

alt=" Fases de creación de un blog con WordPress"

 

Llega el momento de la verdad: llenar de contenido el blog. Tendrás que tener preparadas varias entradas antes de arrancarlo, no aconsejo menos de cinco para empezar. Las entradas están compuestas por textos e imágenes. Anteriormente ya te hablé de la necesidad de tener elaborado un plan de contenidos y un calendario editorial. Así agilizarás mucho la tarea. Sabrás sobre qué tema debes hablar cada semana y podrás preparar tus artículos con la antelación suficiente. Puedes subirlos a la plataforma y dejarlos programados para el día en que tengas previsto publicarlos.

Los contenidos deben ser originales y aportar información de valor. Mención especial merecen las imágenes. Si no dispones de fotos propias y debes recurrir a bajarlas de Internet has de saber que no puedes cogerlas de cualquier sitio. Las imágenes tienen derechos de autor, y si no disponen de licencia para su reutilización te puedes ver en un problema legal gordo. De esto también hablaré más adelante, pero te adelanto que existen bancos de imágenes, gratuitos y de pago, con licencia Creative Commons, a los que puedes recurrir para ilustrar tu blog. Es el caso de Pixabay o Unsplash, por ejemplo.

 

 

 

 Optimización y alta en buscadores

 

"Fases de creación de un blog con WordPress"

 

¿Qué tal va quedando la cosa, ya va teniendo buen aspecto, verdad? Como ya te comenté en otro artículo la arquitectura de la página, su diseño y sus contenidos deben estar optimizados para aparecer en los motores de búsqueda. Dicho de otro modo, hay que revisar el SEO.

Una vez revisado y optimizado el blog habrá que darlo de alta en Google, para que indexe tu sitio y pueda arrojar tu URL (URL es tu dirección web) en los resultados de búsqueda.

 

Herramientas de difusión del blog

Pues ya tienes tu blog en marcha. El siguiente paso es darle difusión a través de las redes sociales. Para ello incluye en tus publicaciones la opción de compartir tu contenido en Facebook, Twitter, Instagram, Linkedin… las redes que consideres oportunas. Y también facilita los datos de aquellas en las que tiene presencia para que te sigan.

 

Herramientas de captación de suscriptores

Si te has creado un blog profesional es porque quieres conseguir clientes para tu negocio a través de esta herramienta, ¿no? Pues entonces es vital que vayas construyendo la lista de suscriptores. Para ello se emplean los formularios de contacto, que deben estar bien visibles en tu página. De esta forma todo el que esté interesado en tus contenidos puede dejarte su nombre y su correo para que se los hagas llegar directamente. Y este es el primer paso en el trayecto que recorre un desconocido que visita tu blog hasta que se convierte en tu cliente.

 

 

¿Quieres poner en marcha ya tu blog? ¡Hablemos!