¡Hola! ¿Qué tal?

Soy Eugenia Rodríguez, periodista reconvertida en redactora de contenidos web. ¿Quieres saber cómo he llegado hasta aquí? Verás:

Nací, crecí y resido en Valencia, aunque mi familia proviene de un pueblo de la serranía de Albacete. Visito estas tierras cada vez que puedo porque adoro la montaña, las comidas caseras y las personas sencillas y auténticas. ¡Y allí encuentro las tres cosas!

Lo de escribir y contar lo que pasa lo tuve claro desde los 9 años. Me licencié en Periodismo en 1996. En 2001, después de varios años dando tumbos aquí y allá, me introduje en el campo de los contenidos web, de la mano de una pequeña editorial valenciana. Comencé como redactora y al poco tiempo pasé a coordinar la web. Me reunía semanalmente con mis compañeros y elaborábamos el plan de contenidos semanal, distribuía el trabajo, gestionaba y realizaba algunas de las entrevistas, revisaba los textos antes de que fueran publicados… Fueron tiempos duros pero muy gratificantes.

Lamentablemente aquella experiencia terminó y llegó la precariedad laboral. Me desencanté con la profesión y conmigo misma. Aposté por buscar un trabajo que me permitiera pagar facturas y conseguir cierta estabilidad. Renuncié a todo y me dediqué a la venta en el sector de las telecomunicaciones, donde he permanecido durante casi 15 años.

En este tiempo aprendí sobre marketing y ventas, descubrí un mundo que me gustaba. Y entendí que la empatía con el cliente es la base para una relación exitosa con él. Saber qué necesita, adaptarse a su nivel de conocimientos, acompañarle y guiarle en el proceso de venta de forma amable, sin discursos agresivos y enlatados. No sé quién dijo aquello de “me gustan las personas pero odio la gente”. No puedo estar más de acuerdo. Por eso procuro siempre conocer a la persona que tengo enfrente, lo que le preocupa, lo que le entusiasma, lo que teme, lo que ama. Sólo así puede establecerse una relación auténtica. Más allá de etiquetas y clichés.

Andando, andando, llegamos al 2015. Pasaba ya los cuarenta y tenía la sensación de que estaba funcionando en modo piloto automático. Sentía que esa vida no era la que yo quería llevar. Cierto impulso vital me hizo rebelarme e inicié un trabajo de autoconocimiento que ya no he abandonado desde entonces. Volví a escribir.

Así empecé a compaginar mi trabajo como comercial con algunas colaboraciones puntuales en prensa online y en plataformas de trabajo freelance. Y fue entonces cuando decidí apostar por el sector del marketing digital, uniendo ambos campos: el periodismo y las ventas. Un oportuno fin de contrato me sirvió para iniciar una nueva etapa como redactora de contenidos.

Y aquí estoy, contándote esta historia desde mi web profesional. No ha sido fácil llegar. He tenido que transitar un proceso de formación y aprendizaje, que espero nunca termine. Me ha tocado cultivar la paciencia, la perseverancia y la confianza en mí misma. Es lo que tiene lanzarse a esto de afrontar retos.

Tú, mejor que nadie, entenderás lo que supone emprender un negocio. Hay que pelear en muchos frentes, pero quizá la batalla más dura sea contra uno mismo. Por eso quiero ayudarte también en tu proceso. Quiero poner mi experiencia, mis conocimientos y, sobre todo, mi corazón, a disposición de tu proyecto.

¿Un café?