Cuando estás empezando en esto del marketing digital y has decidido abrirte una web lo siguiente que quieres es “salir en Google”. Dicho de otro modo, visibilizar tu página, darte a conocer y empezar a generar visitas. Salir entre los tres primeros resultados de búsqueda no es algo que se consiga de la noche a la mañana, no voy a engañarte. Es una tarea que requiere trabajo, constancia y paciencia. Pero puedes lograrlo. Voy a contarte cómo lo conseguí yo a través de la redacción de contenidos.

 

Cuando me entrevisto con potenciales clientes todos me dicen que quieren conseguir un buen posicionamiento y tener el mayor número posible de visitas a su web. Normal, han hecho una inversión en el desarrollo de su página y quieren obtener resultados. Para ello han contratado a un diseñador que les ha hecho una web profesional, bien armada, estructurada, clara, navegable… Divina de la muerte, vamos. Pero, ¿y ahora qué? ¿Cómo la trabajamos?

 

Las cuatro fases por las que tendrás que pasar

 

Todavía no lo sabes, pero estás en la primera fase de Inbound Marketing, o marketing de atracción.  De forma muy resumida, te cuento que el Inbound Marketing consta de cuatro fases. Son estas:

 

  1. Atracción de tráfico, o sea, llevar visitas a tu web.
  2. Generación de leads. Consiste en conseguir que los visitantes de tu web dejen sus datos, habitualmente el correo electrónico, para suscribirse a tu blog.
  3. Preparar esos leads para la venta, a través de campañas de e-mail marketing a todos los suscriptores.
  4. Convertir dichos suscriptores en clientes, en este paso es cuando compran tu producto o contratan tus servicios. Lo siguiente es que te recomienden.

En cada una de estas fases hay que trabajar tu web de una forma específica. Yo voy a centrarme en la fase en la que te encuentras ahora, la de atracción de tráfico. Para ello has de poner en marcha una estrategia de marketing de contenidos, que se asienta en tres patas: el blog, el SEO y el Social Media.

 

alt="Posicionar web con redacción de contenidos"

 

Hace unas semanas te explicaba cuáles son los beneficios que puedes obtener con un blog corporativo .Te remito a que eches un vistazo a aquel post. Tener un blog te permite mantener tu web actualizada constantemente, pero también contar quién eres y qué haces de una forma más cercana. Y si además, lo que cuentas responde a lo que tus lectores necesitan saber y encima lo difundes a través de las redes sociales, los resultados te aseguro que llegan. Consigues tráfico y visibilidad. El blog es, pues, el centro de todas las operaciones en esta etapa.

 

Cómo interviene la redacción de contenidos en el posicionamiento

 

A la hora de elegir los temas de los que hablarás en tu blog tienes que pensar cuáles son las palabras clave que identifican tu negocio. Por ejemplo, uno de mis clientes es productor de fruta de hueso, más concretamente paraguayo amarillo y platerina mini. Pues evidentemente las palabras “paraguayo amarillo” y “platerina mini ” son palabras clave para posicionar su página. ¿Qué hay que conseguir? Que su web aparezca entre los tres primeros resultados de búsqueda de Google cuando alguien teclee dichas palabras en el buscador.

Piensa por un momento: ¿cuáles son las 2-3 palabras clave que definen a tu negocio? ¿Las estás utilizando?

Los contenidos del blog deben cumplir dos requisitos para posicionarse y conseguir visitas:

  1. Gustar a Google
  2. Gustar a los lectores

 

La redacción que le gusta a Google

 

alt="Posicionar web con redacción de contenidos"

 

Gustar a Google se consigue a través del SEO, es decir, del uso de estas palabras clave. Pero no sólo las que definen tu negocio. Lo interesante es saber cómo te buscan los usuarios en Internet, qué preguntas hacen cuando solicitan información relacionada con el producto o servicio que vendes. Y aquí no hay magia ni adivinación, sino investigación pura y dura.

Hay herramientas que quienes nos dedicamos a la redacción de contenidos utilizamos para extraer las llamadas keywords. Entre ellas se encuentran el planificador de palabras clave de Google Adwords, o páginas como Semrush, Keyword Tool, Ubersuggest o Google Trends.

Luego hay que usarlas con inteligencia a lo largo y ancho del texto. Tendrán que estar presentes en el título, subtítulos y títulos de las imágenes empleadas. Y también en el cuerpo del artículo, pero sin excederse. No por el hecho de que las repitas indiscriminadamente vas a aparecer posicionado más arriba. Google también evalúa la calidad del contenido, así que hemos de utilizar estas palabras con un sentido dentro de las frases y los párrafos.

 

alt="Posicionar web con redacción de contenidos"

 

¿Qué extensión debe tener el artículo? Los expertos en SEO dicen que un post posiciona mejor si supera las 1000 palabras, porque Google entiende que el contenido va a estar mejor explicado y más documentado. Y por otra razón: a mayor extensión, mayor número de veces pueden aparecer las palabras clave.

Pues a ver, esto es cierto, sí. Pero tampoco lo tomes a rajatabla. Yo fui la primera sorprendida cuando encontré un texto mío de 109 palabras en el primer resultado de búsqueda de Google, posicionado bajo la palabra clave “gestión testamentaria”. U otro de 839 palabras en la tercera posición, bajo la palabra clave “esparcir cenizas”. ¿Por qué ocurrió esto? Secretos del algoritmo de Google, pero me inclino a pensar que, más allá de haber usado con acierto las palabras clave, los temas tratados resultaron de interés para un gran volumen de lectores. Al número de visitas que se llevan cada mes me remito.

¿Qué quiero decirte con esto? Que todo no es el SEO, y aquí viene el segundo requisito que te mencionaba: el contenido ha de ser de valor para los lectores.

 

La redacción que gusta a tus lectores

 

alt="Posicionar web con redacción de contenidos"

 

Ofrece contenido de valor. Así de claro. Si el tema no les resulta útil ni responde a ninguna de sus necesidades, no te van a leer. Van a pasar de largo y nunca volverán. Las herramientas SEO te ayudan a conocer qué interesa a tus lectores, pero también la propia experiencia. Verás que hay temas que tienen éxito y otros que no. Pues céntrate en aquellos que más visitas y tiempo de lectura generen.

Adáptate al lenguaje de tu interlocutor. A mí me gusta decir que a los lectores hay que hablarles en su idioma. De nada me serviría empezar a utilizar tecnicismos y un lenguaje que sólo puedan comprender quienes ya son expertos en marketing digital. No, mi intención es que aprendas sobre estas cuestiones. Por eso intento emplear un lenguaje sencillo, poner ejemplos y usar un tono ameno. Pues eso aplícalo también a tu negocio. Piensa siempre en tu cliente, en qué lenguaje utiliza y cuál es su nivel de conocimientos sobre el tema del que le vas a hablar.

Cuida la ortografía y la gramática. Te parecerá de cajón, pero no puedes imaginarte la cantidad de faltas de ortografía que pueden verse a diario en las webs, blogs y correos electrónicos corporativos. Dan muy mala imagen. Y más si el autor o autora es un directivo de la empresa. Esto pasa. Por favor, tus lectores se merecen la mejor versión de ti. Escribe bien.

 

Siguiendo todas estas pautas (blog, SEO y redes sociales) he conseguido que mi cliente productor de fruta esté posicionado en el primer resultado de búsqueda de Google bajo los términos “paraguayo amarillo” y “platerina mini”. No hay otro secreto, trabajo bien hecho y constancia.

Como ves esto se puede conseguir con la redacción de contenidos. ¿En cuánto tiempo? Dependiendo los recursos que dediques, el plazo puede oscilar entre 6 meses y 1 año. Si inviertes en campañas de publicidad, irás más rápido. Pero si no dispones de presupuesto para ello no te preocupes. Puedes lograrlo igualmente. El blog trabajará por ti.

 

¿Crees que puedo ayudarte con la redacción de contenidos de tu blog? 

 

Contacta conmigo